La rendición de cuentas y la transparencia son temas candentes hoy en día, y con razón... Dada esta nueva popularidad, sentí que un artículo que ahondara en el tema de la rendición de cuentas sería prudente y oportuno. Francamente, considerando lo que la falta de rendición de cuentas le ha hecho a la economía y la estructura política de nuestra nación, todos deberíamos dedicar más tiempo al tema. Sin embargo, la verdad es que a pocas personas les gusta escuchar el “UN” palabra aplicada a sus circunstancias individuales, elecciones, decisiones y desempeño. Lamentablemente, esta es precisamente la razón por la que nos vemos envueltos en muchos de los enormes desafíos que enfrenta nuestro país en la actualidad. Nada evita que ocurran choques de trenes personales y corporativos más que un marco sólido de rendición de cuentas. En la publicación de hoy, examinaré las muchas razones por las que la rendición de cuentas debería ser importante para todos nosotros...

Independientemente de dónde se encuentre en la jerarquía corporativa, la responsabilidad es un principio fundamental asociado con el éxito. El personal administrativo y de apoyo debe ser responsable de la calidad y puntualidad de su trabajo. Los vendedores deben ser responsables no solo del volumen de producción, sino también de la forma en que representan la marca de la empresa mientras alcanzan dicho volumen. La gerencia debe rendir cuentas a sus subordinados, así como al liderazgo ejecutivo. Los ejecutivos deben rendir cuentas por su calidad de liderazgo y toma de decisiones y, como comentamos ayer, los miembros de la junta deben rendir cuentas ante los accionistas. Sería negligente en este punto si no me tomara un momento para recordarles a los políticos que son responsables ante sus electores.

La rendición de cuentas es la forma más económica, práctica y productiva de gestión de riesgos y garantía de calidad que se puede implementar en una empresa. Realmente no es más que una comprensión de sentido común de que las decisiones tomadas dentro de un marco van a tener una mayor probabilidad de éxito que las que se toman en el vacío. Las opciones de decisión examinadas a la luz de la opinión pública contribuirán en gran medida a la prevención de las transacciones en beneficio propio.

Son aquellos individuos u organizaciones que no creen que son responsables ante nadie, por nada, o en cualquier momento, los que no son más que un desastre a punto de ocurrir. Todos los seres humanos, sin importar quiénes sean, pueden ser capaces de cometer grandes errores cuando operan en el vacío o bajo un velo de secreto. Si bien ciertamente hay personas que son simplemente depredadoras, personas malas hasta los huesos, claramente no todos los que cometen un error son malvados con la intención de dañar a los demás. Más bien, muchas personas cuando se enfrentaron a una situación difícil simplemente no estaban operando de manera responsable y, por lo tanto, tomaron una decisión que probablemente no habrían tomado si estuvieran operando abiertamente bajo el escrutinio y la revisión de otros.

Todo lo que uno tiene que hacer es simplemente prestar atención a los titulares recientes para comprender la importancia crítica y la necesidad de la rendición de cuentas. Realmente creo que si la mayoría de las figuras públicas que han sido víctimas de malas decisiones en los últimos tiempos hubieran estado operando a la luz del día y hubieran buscado consejo en su toma de decisiones, los resultados de sus recientes debacles podrían haber sido bastante diferentes. Si recuerda alguna de las malas y/o lamentables decisiones que ha tomado en su vida, es muy probable que no haya buscado el consejo de otros (o haya ignorado dicho consejo) antes de tomar la decisión equivocada. Establecer un marco para toda la empresa para la rendición de cuentas es tan simple como implementar los siguientes cinco elementos:

1. Tener una declaración de valores corporativos claramente articulada: No solo establezca los valores que desea que la entidad use como base para la operación, sino que también use los valores para enmarcar su visión, misión, estrategia, tácticas y procesos. Contratar y administrar en base a los valores corporativos. Si contrata a alguien que no comparte los valores corporativos, o no responsabiliza a los empleados existentes por mantener los valores corporativos, obtendrá lo que se merece.

2. Tener una delegación de autoridad por escrito: Una guía escrita para la toma de decisiones corporativas ayudará a las personas a tomar buenas decisiones. Describa con gran detalle qué empleados están autorizados a tomar qué decisiones. Establezca pautas presupuestarias y de aprobación para todas las decisiones, asegurándose de que existan buenos controles y equilibrios para ayudar a que los empleados rindan cuentas.

3. Implementar un buen programa de desarrollo de liderazgo: El uso de la capacitación, el entrenamiento, la tutoría, la revisión por pares, la gestión del talento y otras mejores prácticas de desarrollo ayudará a garantizar que sus líderes continúen creciendo y que las pautas de responsabilidad corporativa se refuercen constantemente.

4. Supervisión activa: La supervisión de la gerencia comprometida es clave para prevenir malas decisiones. Es bastante fácil corregir el rumbo si solo se desvía unos pocos grados durante un corto período de tiempo. Sin embargo, si se les permite descarriarse por mucho tiempo, puede ser virtualmente imposible prevenir un desastre. Todos los pequeños problemas pueden ser tratados. Sin embargo, cuanto más grande sea el problema y cuanto más tiempo se haya permitido que se encone, más difícil y costosa será la solución (si la hay).

5. Sanciones compensatorias: Aquellas personas que creen que están sustancialmente en riesgo de tomar malas decisiones simplemente tomarán menos malas decisiones. Las multas, los daños liquidados o punitivos, el decomiso de compensación, la restitución y/o la rescisión mantendrán a la mayoría de las personas en el lado correcto de la línea.

La conclusión es que las personas, los equipos, las unidades de negocios, las divisiones y las corporaciones estarán mejor cuando se adopte una cultura de responsabilidad. No huyas de la responsabilidad; más bien acéptalo como una forma de gestionar el riesgo personal y profesional.

Publicación relacionada: "Directores ejecutivos deshonestos y responsabilidad de la junta