En el mundo del liderazgo, donde los rasgos de rendición de cuentas y responsabilidad personal son tan apreciados, tengo una pregunta. ¿Qué pasa con todos los señalamientos con el dedo? Una de mis manías favoritas es encontrarme con líderes que piensan que siempre tienen la razón y que cualquier problema o desafío que surja debe ser claramente culpa de otra persona.

Aquí está la cuestión: como líder, cualquier cosa que suceda bajo su mandato es su responsabilidad, le guste o no. Este nivel de responsabilidad solo va con el territorio, y los líderes que no pueden aceptar esto no merecen liderar. La última vez que lo comprobé, todos cometemos errores, sé que yo sí. La mayoría de nosotros no buscamos perfección en los líderes, buscamos líderes que vean los errores como una oportunidad de crecimiento y mejora, no como una oportunidad para cambiar la culpa.

El liderazgo no se trata de culpar a los demás, sino de darse cuenta de que cualquier culpa impuesta debe recaer únicamente sobre el líder. Los mejores líderes solo señalarán con el dedo a una persona: ellos mismos. La verdad del asunto es que no se obtienen victorias participando en el juego de la culpa. Se ha dicho, “lo único que pasa cuando tiras tierra es que pierdes terreno”. La culpa no inspira, genera descontento y discordia.

Si la confianza es la piedra angular del liderazgo, entonces la culpa solo puede verse como el comportamiento corrosivo que carcome los cimientos. No sea el líder de "teflón" que se preocupa por lo que podría quedarse: sea el líder maduro que recibe el golpe, se ocupa del problema y avanza con carácter. Liderar, no culpar...

Líderes reales no aceptará crédito por el éxito, pero siempre reivindique la responsabilidad por el fracaso. Al analizar por qué algunos líderes luchan con el cambio de culpa, he llegado a la conclusión de que generalmente se debe a un exceso de orgullo o falta de coraje. Las excusas, las racionalizaciones y las justificaciones nunca servirán como un sustituto adecuado del coraje y la humildad. Aquellos en posiciones de liderazgo que hablar en lugar de escuchar, y señalar con el dedo en lugar de tomar medidas decisivas simplemente no han logrado liderar.

Todos hemos sido testigos de líderes que son maestros del sorteo rápido cuando se trata de señalar con el dedo. Estos son también los líderes que más rápidamente pierden el respeto de aquellos a quienes lideran. Casi nada impugna el carácter de un líder más rápido que intentar esquivar un problema en lugar de solucionarlo. Lo interesante es que las distorsiones y desviaciones pueden parecer funcionar a corto plazo, pero la realidad siempre parece encontrar su camino a casa. La forma más rápida de hacer que un problema se desvanezca en un segundo plano es asumirlo y luego hacer todo lo que esté a su alcance para resolverlo. Los intentos de hacer cualquier otra cosa solo terminan amplificando el problema.

Como siempre, estoy interesado en sus pensamientos sobre este tema. ¿Deberían los líderes señalar con el dedo y culpar a los demás, o deberían hacerse cargo de todos los problemas que ocurren bajo su supervisión? ¿Lo que usted dice?