Liderazgo intelectual... ¿Qué es un líder intelectual y qué significa liderazgo intelectual en el mundo empresarial actual? Por mucho que algunas personas deseen que no sea así, un líder de pensamiento no es alguien que simplemente reafirma los puntos de vista y posiciones de otra persona.

Además, más allá de la singularidad del pensamiento, las posiciones de un verdadero líder de pensamiento también desafían las normas y convenciones establecidas. Además, la verdadera prueba de fuego para un líder de pensamiento es cuando sus ideas únicas se implementan en el mercado, tienden a crear una innovación disruptiva y, a menudo, cambian la forma en que vemos el mundo. En la publicación de hoy examinaré el tema del liderazgo intelectual en un intento de separar la realidad de la ficción...

Sin duda, es mucho más fácil mirar hacia atrás en el tiempo a los líderes mundiales, premios Nobel, eruditos religiosos, filósofos y capitanes de la industria para identificar a los líderes del pensamiento histórico que identificar a los visionarios de hoy. Esto se debe al hecho de que el liderazgo intelectual alguna vez fue un término reservado para unos pocos. Lamentablemente, la etiqueta de líder intelectual ha evolucionado hasta convertirse en un título que se otorga a sí mismo a cualquiera que tenga algo que decir o promover, a menudo sin tener en cuenta las cuestiones cualitativas. Algunos dirían que el término líder de pensamiento, alguna vez sinónimo de futurista e innovador, está más estrechamente relacionado con el vendedor de aceite de serpiente en la actualidad. No me malinterpreten, los verdaderos líderes de pensamiento todavía existen; son mucho más difíciles de detectar en estos días.

Permítanme comenzar afirmando que los auténticos líderes de pensamiento, los negocios reales, no se crean solo a través de un gran marketing y relaciones públicas. Si bien a menudo se publican, son bastante francos y muchas veces representados por maravillosos publicistas, no son simplemente leyendas inventadas y autopromocionadas en sus propias mentes. Los verdaderos líderes de opinión nacen de los éxitos, logros y contribuciones del mundo real que han sido reconocido por sus compañeros y competidores por igual. Su trabajo es ampliamente considerado como innovador, disruptivo y que altera el mercado. No son los posers, sino los jugadores. No son maestros del giro tratando de lograrlo, sino líderes indiscutibles del mercado que ya han llegado.

También es importante hacer una distinción entre la marca personal o corporativa y el liderazgo intelectual. Si bien los líderes de opinión a menudo se convierten en marcas bien reconocidas, hay muchas marcas bien diseñadas que han enviado un mensaje de liderazgo de opinión donde no existe. No se deje atrapar por el giro y la exageración asociados con los grandes vendedores que con gusto aceptarán una compensación, pero lo dejarán lamentablemente decepcionado cuando se trata de estar a la altura de su facturación. Busque resultados reales basados en el liderazgo del mercado, y no solo en el liderazgo de la marca.

El mejor ejemplo que puedo darles acerca de discernir la diferencia entre líderes de marca y líderes de opinión es el de las grandes empresas de consultoría. Cuestionaría la percepción de la marca de que McKinsey o Bain son los verdaderos líderes de opinión en su sector. Diría que encontrará la verdadera innovación y liderazgo de pensamiento en las consultorías más pequeñas. De hecho, iré tan lejos como para decir que existe una relación casi inversa entre el tamaño y el liderazgo intelectual en el mundo de la consultoría en el sentido de que cuanto más grande es una empresa, menos probable es que sean innovadores. Más bien, son aquellas empresas que persiguen las grandes marcas las que deben innovar para sobrevivir, y que a menudo emplean a los líderes de opinión de la actualidad. He entrado en muchas empresas que fueron calificadas como líderes del mercado que no habían presentado una nueva idea durante años. El hecho es que cuanto más institucional se vuelve una empresa, más difícil es mantener una ventaja empresarial impulsada por una cultura de innovación.

Si bien no quiero insistir en el punto y elegir injustamente a las grandes firmas de consultoría, creo que es importante ir un poco más allá con este hilo de pensamiento. Verá, las legiones de veinte y treinta y tantos consultores empleados por Accenture, McKinsey, Bain, Booz Allen Hamilton, etc., no han vivido lo suficiente para siquiera formar sus propios pensamientos y mucho menos convertirse en líderes de opinión. Uno de los problemas que tengo con las grandes consultorías es que a menudo se etiquetan a sí mismas como líderes de opinión (primera huelga). Reutilizan materiales genéricos en todas las industrias y sectores y convierten lo "antiguo" en "innovador" (¿puede decir las mejores prácticas? Huelga dos). Lamentablemente, se han convertido en proxenetas de la mediocridad comercializada en masa (strike tres).

Como se señaló anteriormente, defender la propaganda de "mejores prácticas" no tiene nada que ver con el liderazgo intelectual, pero tiene todo que ver con la creación de la mediocridad (ver "La desventaja de las mejores prácticas“). Lo que he presenciado una y otra vez es que estos supuestos líderes intelectuales en realidad han debilitado negocios, dañado marcas y mercantilizado ventajas competitivas para muchas entidades, lo que en última instancia afecta negativamente su rentabilidad y sostenibilidad. Sé que mi perspectiva puede parecer hastiada, pero estoy tan cansada de leer tonterías de personas que no tienen nada único que decir, que han sido consideradas como prometedoras y brillantes, que estoy empezando a volverme sorda. oído a todo el ruido.

No tengo nada en contra del término líder de pensamiento, sin embargo, en mi opinión, la etiqueta debe reservarse como un honor para otorgar a unos pocos elegidos, y no como un título para ser adoptado por las masas. La dilución tiene el efecto opuesto de la escasez en el sentido de que disminuye el valor. ¿Puedes recordar cuándo el título de Vicepresidente o Director General realmente significó algo? Puedo... si sigues con este pensamiento, es posible que encuentres una publicación anterior titulada "Proliferación de títulos” para ser una lectura interesante.

En pocas palabras... juzgue a las personas por sus acciones y resultados, no por su retórica. No acepte la sabiduría convencional como evangelio a menos que pueda validar la prueba de concepto, y luego acéptela solo si puede innovar con ella o en torno a ella. Desafíe todo en los negocios buscando mejorar el status quo y diferenciarse de su competencia. No aconsejo a mis clientes que adopten las prácticas de sus pares, sino que sean disruptivos con su innovación de modo que creen o amplíen las brechas de mercado entre ellos y sus pares. Por último, cuando te encuentres con un verdadero líder intelectual, lo reconocerás claramente como tal porque hay algo realmente único tanto en sus palabras como en sus acciones.

 

Crédito de la imagen: iMed Global