5 señales de que no eres tan inteligente como crees: mi pregunta es: ¿tu intelecto es un activo o un pasivo? Todo lo que uno tiene que hacer es ver a una persona muy brillante defender su posición para entender a lo que me refiero con la publicación de hoy.

Observar a personas inteligentes sermoneando, girando, adoptando posturas, posicionando, engatusando, argumentando, racionalizando o justificando sus creencias para “obtener la victoria” a menudo es entretenido, pero también puede ser extremadamente frustrante.

Me he encontrado con más de unas pocas personas autoproclamadas "inteligentes" que creen que su agudeza intelectual es muy superior al discernimiento de sus compañeros y compañeros de trabajo. Estos gigantes intelectuales no solo suelen estar equivocados, sino que, lamentablemente, cuando despiertan a un estado de realidad, ya es demasiado tarde. En el texto que sigue, compartiré las claves para aprovechar sus activos intelectuales en lugar de que su inteligencia sirva como una barrera para su éxito.

Mientras liderazgo La inteligencia no tiene por qué ser un oxímoron, ciertamente puede serlo. Cuando una persona comienza a creer en su propio humo, se ha colocado en una pendiente muy resbaladiza. Creo que hay verdad en la afirmación "una persona puede ser demasiado inteligente para su propio bien". ¿Cuántas veces ha sido testigo de que una persona muy brillante no logra resolver un problema que una persona más joven, menos experimentada y tal vez incluso menos inteligente resolvió aparentemente con poco esfuerzo? Si bien la inteligencia en bruto es un bien valioso, en sí mismo y con exclusión de otros rasgos y características, la dependencia exclusiva del coeficiente intelectual puede ser una barrera para el crecimiento y la madurez profesional.

¿Tu intelecto se interpone en el camino de tu éxito? ¿Estás tan enamorado de lo inteligente que eres que no puedes hacer nada? Considera esto; ¿Es más importante tener razón o lograr el resultado correcto? Tiendo a respetar a aquellos que pueden llevar a otros al resultado adecuado en lugar de aquellos que critican a los demás solo para demostrar que tienen razón. Si su certeza eclipsa su sabiduría, es posible que desee reducirla un poco...

Por la naturaleza de lo que hago para ganarme la vida, tiendo a trabajar con gente muy brillante. Ha sido mi observación que las personas hiperinteligentes tienden a pensar que están en problemas y sin oportunidades con gran facilidad. Cada vez que me encuentro discutiendo temas de intelecto, ego, liderazgo, etc., siempre recuerdo la caricatura que dice: “Regla número uno: el jefe siempre tiene la razón. Regla número dos: en caso de duda, consulte la regla número uno”. Si te encuentras racionalizando o justificando posiciones basadas únicamente en el razonamiento intelectual sin tener en cuenta la cultura, las realidades prácticas, el momento u otras consideraciones contextuales, es posible que seas demasiado inteligente para tu propio bien. Así como la falta de creencia en la gravedad no evitará que te caigas, simplemente creer que una opinión o teoría en particular es un hecho no significa que lo sea.

A menudo, el problema con las personas inteligentes radica simplemente en el hecho de que han llegado a disfrutar de tener la razón. Las personas brillantes pueden encontrarse rápidamente en la posición de confundir el ego con el intelecto y, a veces, pueden defender ideas hasta la muerte en lugar de admitir que están equivocadas. Los líderes inteligentes temen equivocarse más que que se demuestre lo contrario. Ganar una discusión no es particularmente difícil, pero puede tener un precio muy alto. Esta confusión de ego e intelecto a menudo se deriva de argumentar con éxito posiciones incorrectas a lo largo del tiempo, de modo que han construido su personalidad en torno a tener razón y, por lo tanto, defenderán su historial perfecto de justicia inventada hasta la muerte. Las personas inteligentes a menudo caen en la trampa de preferir tener razón, incluso si se basa en el engaño.

Entonces, ¿cómo sabes cuándo has cruzado al lado oscuro y no puedes distinguir entre la realidad y la ficción? Los siguientes 5 elementos te ayudarán a discernir si estás usando tu intelecto correctamente o no, o si simplemente has comprado tu propia propaganda:

1. Conflicto consistente: ¿Te encuentras en un perpetuo estado de debate? ¿Te encuentras pensando "¿por qué soy el único que lo entiende?" ¿Es más importante para usted tener razón que llegar a la resolución correcta de un asunto, problema u oportunidad? ¿Eres conocido como una persona amargada, pesimista o negativa? Si alguno de estos problemas describe situaciones que afectan demasiado a casa, es posible que desee dar un paso atrás y hacer una autoevaluación.

2. Falta de crecimiento profesional: A menudo he dicho que es imposible que los líderes estancados sostengan organizaciones en crecimiento. Si prefiere dormirse en los laureles en lugar de estirar continuamente su mente, se encontrará con un duro despertar. Advertencia: Los líderes que no se desarrollen profesionalmente serán reemplazados por aquellos que sí lo hagan.

3. Exclusividad versus inclusión: ¿Utiliza su inteligencia para intimidar y sofocar a otros, o para alentar, inspirar y motivar a otros? ¿Se pregunta por qué parece que no puede retener el nivel uno? talento o ¿por qué pierde clientes clave? Si tu brillantez es polarizadora en lugar de atractivo, entonces, ¿qué tan inteligente eres realmente?

4. Verdadero éxito: Si un tercero independiente entrevistara a sus compañeros y subordinados por igual, ¿cómo sería esa retroalimentación? ¿Otros te ven como exitoso, o eres simplemente una leyenda en tu propia mente? Lo que pienso de mí mismo no es tan importante como lo que mi familia, amigos, clientes y compañeros de trabajo piensan de mí. Si aquellos con los que te rodeas no te tienen en alta estima, entonces no tienes razón para hacerlo.

5. Estás demasiado ocupado: Decir "Estoy demasiado ocupado para _________" es un código para que no valores lo que sea __________. Los líderes inteligentes nunca están demasiado ocupados para tomar buenas decisiones, invertir en las personas, escucha, o para aprender. El trabajo de un líder es comprender el valor de crear y aprovechar los espacios en blanco tanto a nivel personal como organizacional.

Bono: eres un mal oyente: Deja de preocuparte por lo que vas a decir y concéntrate en lo que se dice. No escuches para validar tus opiniones o acariciar tu ego, escucha para ser desafiado y aprender algo nuevo. No siempre tienes razón, así que deja de fingir que lo sabes todo y humíllate ante los demás. Si deseas que te escuchen, dales a los demás la cortesía de escucharlos. es importante recordar nunca debe estar demasiado ocupado para escuchar.

Cualquiera puede agregar valor a tu mundo si estás dispuesto a escuchar. ¿Cuántas veces has despedido a alguien por su estación o título cuando lo que deberías haber hecho era escuchar? La sabiduría no solo proviene de los compañeros y de los que están por encima de usted; puede provenir de cualquier lugar y en cualquier momento, pero solo si está dispuesto a escuchar. Amplíe su esfera de influencia y aprenda de quienes tienen diferentes perspectivas y experiencias; se alegrará de haberlo hecho.

El resultado final es este... el don del intelecto es un activo por el que estar agradecido y al que se le debe dar un uso bueno y productivo. No es una excusa para ser perezoso, arrogante, mezquino o delirante. No deje que su intelecto se interponga en su camino, sino que utilícelo como un activo para desarrollar todo su potencial a quienes lo rodean, aumentando así sus posibilidades de éxito a largo plazo.

¿Pensamientos?