Esto puede ser difícil para algunos, pero el perfeccionismo es no un rasgo de liderazgo. El liderazgo requiere atención al detalle y compromiso con la calidad, pero rara vez requiere perfección. Si bien el liderazgo no requiere ser perfecto, sí requiere hacer lo necesario y necesario.

Quizás uno de los mayores defectos del concepto de perfección se encuentra en quién define perfecto: la definición de perfección casi siempre variará radicalmente de persona a persona. En la publicación de hoy, compartiré mis pensamientos sobre el mito de la perfección

El general George S. Patton lo dijo mejor: “Un buen plan ejecutado violentamente hoy es mucho mejor que un plan perfecto mañana”. La búsqueda de la perfección es uno de los grandes adversarios de la velocidad, el rendimiento y la ejecución. De hecho, a riesgo de ser controversial, voy a tomar la posición de que la perfección no existe. Odio decírtelo, pero aquellos de ustedes que se consideran perfeccionistas simplemente exhiben tendencias perfeccionistas en un intento poco realista de lograr lo que no se puede tener.

Noticia de última hora: la velocidad triunfa sobre el perfeccionismo. Los perfeccionistas tienden a estar muy ocupados, pero rara vez son productivos. Además, la búsqueda del perfeccionismo rara vez resulta en una ventaja competitiva, pero resultará en demoras, sobrecostos, plazos incumplidos y compromisos incumplidos. Sugeriría que, en lugar de buscar lo que en la mayoría de los casos nunca se puede lograr, tiene más sentido buscar el estándar más alto de calidad que se pueda entregar en el período de tiempo más corto, y que esté económicamente equilibrado en relación con las limitaciones de un mercado en constante cambio.

Un gran problema para los líderes que se consideran perfeccionistas es que a menudo ponen el listón tan alto que los demás sienten que nunca podrán cumplir con las expectativas. Como líder, si siempre se pregunta "por qué los demás simplemente no parecen entenderlo", es probable que no valore las contribuciones de los demás tanto como desee que otros adopten su forma de pensar. Los líderes que son presa del perfeccionismo tienden a centrarse en los aspectos negativos y les resulta difícil mirar más allá de las debilidades percibidas para encontrar fortalezas. La desventaja de esto es que sofoca la franqueza, la creatividad y la innovación y, a menudo, conduce a mi camino o al entorno de la carretera.

Aquí hay otro motivo favorito: la frase "¿preferirías tener algo rápido o correcto?" me hace temblar cada vez que la escucho. Es una de las evasivas más comunes que usan los líderes ineptos para enmascarar sus deficiencias en la toma de decisiones. Es como si el uso de esta frase de alguna manera justificara retrasar el pronunciamiento sobre la base de que actualmente no poseen información suficiente para tomar una decisión astuta. Casi sin falta, esta táctica es un intento trillado y cliché de insinuar de alguna manera que la velocidad en la toma de decisiones es una debilidad, y que las decisiones rápidas son de alguna manera sinónimo de decisiones imprudentes. Le advierto que no confunda la velocidad con el abandono imprudente... Soy un gran defensor de la planificación, la evaluación, el análisis y la estrategia, pero solo si se concluye de manera oportuna. La "parálisis de análisis" conduce a oportunidades perdidas e iniciativas fallidas. La velocidad es tu amiga... acéptala... aprovéchala... gana con ella.

Es hora de enfrentar los hechos: vivimos en un mundo digital donde la velocidad de compromiso, respuesta, interacción, comunicación, entrega, etc., alguna vez fue una propuesta de valor competitiva única, ahora es un requisito para la supervivencia. Como líder, debe poder evaluar rápidamente el riesgo y tomar decisiones oportunas. En pocas palabras, los líderes no pueden tener éxito si se guían por el miedo y la vacilación. Puedo decirles que sin duda los mejores líderes son capaces de tomar decisiones muy complejas, en tiempos cortos y con información incompleta. Si no posee la experiencia o la agudeza intelectual para tomar decisiones rápidas que también son buenas decisiones, entonces es mejor que se rodee de buenos consejos y consejos de aquellos que pueden hacerlo.

Si bien hay poco debate sobre que la velocidad puede crear una ventaja competitiva extrema, no se entiende bien que la falta de velocidad puede enviar a una empresa (o una carrera) a una espiral mortal. La agilidad, la fluidez, la decisión, el compromiso y el enfoque conducen a la creación de velocidad que se traduce en la certeza de ejecución. Hay una gran verdad en el viejo dicho "la mejor decisión es una decisión rápida, la siguiente mejor decisión es ninguna decisión y la peor decisión es una decisión". decisión lenta.”

Mi conclusión es esta... si usas el perfeccionismo como una insignia de honor, es hora de un cambio de pensamiento. Otros no lo verán como una insignia de honor, sino como una señal de orgullo, ego, arrogancia o ignorancia.

Como siempre, los invito a compartir sus pensamientos y observaciones en los comentarios a continuación.